Conoce todo lo que tienes que saber sobre las luxaciones

luxaciones

Las luxaciones o dislocaciones, corresponden a una lesión denominada cápsulo-ligamentosa (membrana que recubre los ligamentos). En la cual se pierde el contacto entre las superficies de las articulaciones (unión entre dos o varios huesos). Es decir, existe una separación entre dos o más huesos.

Este tipo de golpe sucede tras una fuerza externa que se ejerce sobre los ligamentos. Produciendo así la separación permanente de los huesos unidos por la articulación y suele ser muy dolorosa.

Es importante que sepas reconocerla a tiempo para evitar ocasionar daños más graves y por otro lado cómo recurrir a los primeros auxilios.

 

Tipos de luxaciones

Podemos encontrar dos tipos de esta lesión: la total, cuando hay una separación completa y permanente de los huesos o la parcial. También conocida como subluxación.

En ambos casos, puede confundirse con una fractura. No obstante cualquiera de ellas es considerada una emergencia médica que debe ser atendida con prontitud.

 

Cuáles son sus síntomas

  • Al momento de sufrir una lesión de este tipo podremos observar una deformidad en la zona afectada.
  • Se puede sentir una impotencia funcional absoluta.
  • Habrá un bulto inflamado en la zona.
  • Se sentirá un dolor agudo.
  • Suele aparecer una hemartrosis (sangre en la cavidad articular).

 

Cómo se puede diagnosticar

Las luxaciones son diagnosticadas tras el análisis de radiografías. Estas permiten observar la pérdida del contacto de las superficies articulares de manera permanente. Aunque este es un estudio que se realiza para confirmar el diagnóstico. Suele ser muy evidente su valoración debido a los signos externos que se observan en el área afectada.

 

Cuáles son las más comunes

Las luxaciones más frecuentes y comprometedoras son las de los hombros, tobillos, rodillas y caderas. Más que todo porque estas zonas son las más expuestas a golpes fuertes al momento de un accidente.

 

Qué debo hacer si sufro una lesión como esta

Si recibimos un golpe fuerte, nosotros o alguien a nuestro alrededor y pensamos que podemos estar frente a una luxación. Debemos brindar los primeros auxilios adecuados, los cuales mencionaremos a continuación:

  1. Lo primero es inmovilizar la zona afectada, o sea la articulación.
  2. Luego es importante aplicar hielo sobre el área, ya que esto te ayudará a calmar el dolor. Actuando como un analgésico y parando el enrojecimiento.
  3. Es importante que la zona se mantenga en absoluto reposo, así que no es recomendado realizar masajes, ni colocar ningún tipo de pomada.
  4. Si hay sospecha de esta lesión, es muy importante que no se trate de apoyar el segmento en ningún lugar. Bajo ningún motivo, ya que la zona se debe inmovilizar sin hacer ningún tipo de fuerza.
  5. Debido al grado de esta lesión, se hace necesario trasladar al afectado a un centro hospitalario de inmediato. Donde se le prestarán los servicios asistenciales para tratarlo.

 

Las luxaciones son daños muy dolorosos y delicados, que ameritan un cuidado y reposo adecuado.

En muchas ocasiones “dejar pasar” el problema puede generar un padecimiento por el resto de nuestras vidas.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.