Crees saber todo sobre los esguinces

Esguince señalado

Los esguinces son afecciones articulares comunes que pueden confundirse con otras lesiones corporales, por ello es importante que manejes información detallada sobre qué es, cómo se produce, cómo identificarla y tratarla. A continuación encontrarás algunas generalidades sobre este tema, explicadas de forma sencilla y amena.

 

Qué son y qué los produce

Representan una lesión de ligamentos (bandas elásticas que unen huesos en cada articulación) debido a un movimiento antinatural de la articulación donde se producen, un estiramiento excesivo, aflojamiento o desgarre.

El esguince es sinónimo de torcedura o distensión ligamentosa, por lo que estos términos pueden reemplazarse.

 

En qué parte del cuerpo se puede sufrir un esguince

Estas lesiones pueden sufrirse en cualquier articulación, debido a la producción de una torcedura por una caída, golpe o algún movimiento brusco. Sin embargo, los sitios en el cuerpo más comunes donde ocurren son:

  • Rodillas.
  • Codos.
  • Tobillos.
  • Muñecas.
  • Pulgares.

También pueden afectarse: el cuello, los hombros, la espalda y otras zonas producto de alguna actividad deportiva específica.

Cómo identificarlos

Las características más comunes para saber que se ha producido una distensión ligamentosa son:

Inflamación de la zona afectada acompañada de hematomas y la presencia de dolor intenso, que disminuye pero no desaparece.

Estos son síntomas usuales que identifican la presencia de este tipo de lesiones e impiden el movimiento normal de la zona afectada.

 

Clasificación y cómo corregirlos

De acuerdo a su gravedad, las torceduras articulares poseen grados de afección que aquí presentaremos brevemente:

Grado I: También llamadas entorsis, es un estiramiento parcial del ligamento articular, sin la presencia de rupturas de bandas elásticas. La cura puede ser total si se aplica el tratamiento adecuado para esta contusión.

Grado II: se presenta cuando existe rompimiento total o parcial de ligamentos. Su curación es posible con tratamiento, aunque por un tiempo más prolongado que con una afección de grado I.

Grado III: sucede cuando se comprometen tanto las bandas flexibles como la parte ósea (huesos). Requiere de cirugía para corregirla, tratamiento farmacológico y terapias para la mejoría del paciente lesionado. Puede tomar un tiempo para restablecer la movilidad normal de la articulación afectada.

 

esguinces

 

Tratamiento para los esguinces

Hay que tener cuidado con brindar de forma segura y efectiva los primeros auxilios eficaces para este tipo de contusión, ya que un movimiento no adecuado puede empeorar la situación.

Contra la inflamación: generalmente se recomienda colocar compresas (paños) frías en el área afectada y elevar la articulación (si esto es posible).

Para aliviar el dolor: generalmente se suministran medicamentos analgésicos no esteroideos.

Se deberá realizar un estudio radiológico de emergencia para medir el impacto. Esto indicará si la cirugía es necesaria o no.

Una vez transcurridas 72 horas, es recomendable realizarse una evaluación de fisiatría, quién recomendará para el caso particular, el procedimiento a seguir para devolver la sanidad a la zona perturbada.

En todo caso, es importante guardar el debido reposo que favorezca la curación total de este tipo de lesión.

En función a lo anterior, ahora cuentas con conocimientos básicos para identificar y tratar los esguinces, siempre teniendo en cuenta que su diagnóstico y manera de tratarlo debe venir de un especialista.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.