Masaje de drenaje linfático, lo que no sabías

masaje-drenaje-linfatico

Esta terapia de masaje fue introducida en los años 30, y es algo diferente a las diferentes técnicas que se realizan hoy día. Sus maniobras se basan en el tratamiento de la piel con presiones ligeras y trazos largos, suaves y rítmicos en vez de ejercer un estrujamiento excesivo o indicado para otros padecimientos.

Su objetivo y función principal es estimular el sistema linfático que se encuentra justamente debajo de la primera capa de piel después de la superficial.

Ahora bien, entendamos un poco más acerca del sistema linfático. Este tejido forma parte importante del sistema inmune en el organismo, que está compuesto por diversas y pequeñas estructuras conocidos como ganglios linfáticos, además de una red extensa de vasos linfáticos.

Los ganglios están localizados en varios sitios del cuerpo como las axilas, inglés, abdomen, cuello y en la parte central del pecho.

La linfa es una sustancia que pasa a través del organismo, y contiene glóbulos blancos y anticuerpos que se distribuyen en los diferentes tejidos y órganos. Este líquido pasa a lo largo de los ganglios linfáticos otorgándole al cuerpo un factor de defensa contra infecciones debido a su producción de linfocitos (glóbulos blancos).

Estos anticuerpos destruyen los microorganismos nocivos, como las bacterias y células cancerígenas que se pueden presentar en los ganglios linfáticos.

Por otro lado, la linfa con todos estos elementos, también fluye por los nodos y el torrente sanguíneo.

De esta forma es que el sistema linfático ayuda a fortalecer el sistema inmune. Proporcionando un protección muy fuerte para atacar las complicaciones que se presenten en nuestra salud.

Sin embargo, cuando estos canales linfáticos se obstruyen. El fluido linfático pierde su capacidad de transportarse a lo largo del cuerpo.

Esto da como resultado que el organismo se intoxique y que el sistema inmunológico se debilite, causando que los individuos se vuelvan más propensos a sufrir infecciones virales, padecimientos contagiosos e inflamación en ciertas regiones del cuerpo.

¿En qué consiste esta terapia?

Primero hay que recalcar que el verdadero éxito de este tratamiento está altamente vinculado con el terapeuta profesional. Ya que este deberá conocer bien las técnicas y adaptarlas en su cuerpo para que sea mucho más eficaz el procedimiento. Tenga en cuenta que usted deberá planear con tiempo este tratamiento y no andar pensando en otras citas después del mismo. Esto se debe a que cuando la sesión termina los pacientes suelen sentirse muy cansados, por lo tanto necesitarán tomar un descanso adecuado.
Otra cuestión, es que usted tiene que informarle a su terapeuta acerca de su condición de salud. Y los problemas que padezca antes de comenzar la sesión de masajes.

Evite consumir alcohol o mucha comida antes de practicarse esta terapia, ya que podría distorsionar sus efectos.

Lo que si debe es tomar mucha agua para poder aflojar y desechar las toxinas nocivas para el organismo.

Este tratamiento tiene una duración aproximada a los 60 minutos, cuando se trata de cuerpo completo. Y cuando es una sesión para un área localizada tardará al menos unos 30 minutos.

Ya dentro de la sala de masajes. Se le pedirá recostarse sobre una mesa de masajes y el masajista empezará a suministrarle movimientos con una presión muy ligera y suave. Al mismo tiempo que va tomando cierto ritmo hacia zonas como las axilas, el cuello e ingle. Aquí es donde están situados los nodos principales que bombea la linfa. En teoría se practica masaje en las áreas que existan ganglios o vasos linfáticos.

Hay pacientes como los que sufren de linfedema. Que encuentran un cambio importante en el drenaje de líquido hacia algún área de los nodos que si estén en funcionamiento pleno.

Es por esto que el masajista deberá empezar con movimientos suaves en alguna región que se conecte con los ganglios. Para luego ir movimiento las sustancias y líquidos hacia el torrente linfático.

Como ejemplo están los pacientes que tienen linfedema en el brazo, a ellos se les trata. Dándoles un masaje en el cuello y pecho para que después se desatore el bloqueo existente y fluya el líquido normalmente a través de los brazos.

Beneficios de esta terapia

Este tratamiento es altamente beneficioso para individuos que llevan un estilo de vida sedentario. Y que además haya experimentado inflamación o hinchazón en los ganglios.

Se ha demostrado también que esta terapia es bastante eficaz para tratar de manera complementaria complicaciones en el sistema respiratorio. Y en la reducción de celulitis o grasa excesiva en la piel. Esto no es lo mismo que un masaje reductivo que se enfoca en ayudar a perder peso corporal.

Si se desea obtener más información sobre este tema puede visitar el siguiente sitio: masajes reductivos.

Otro sector que le saca provecho a esta técnica de masaje son los individuos que han sufrido accidentes. Ya que les da un alivio incomparable y acelera el proceso de sanación en:

  • esguinces
  • fracturas
  • ligamentos rasgados
  • y tejido por cicatrizar.

Por otro lado, los problemas en la piel como el acné se ven beneficiadas con el drenaje linfático. Además enfermedades como la sinusitis y artritis pueden mejorar su condición con el tratamiento táctil que ofrece esta terapia.
Por último, las mujeres embarazadas siempre presentan síntomas referentes a su estado, como dolor de pezones, congestión, fisuras, entre otras… y este tratamiento puede hacer circular mejor el agua y la sangre hacia las zonas afectadas.

Riesgos que puede tener el drenaje linfático

En la mayoría de las veces no existen realmente efectos secundarios con el masaje. No al menos en este que es de intensidad baja. Sin embargo existen algunos factos de riesgo muy específicos que se asocian a esta terapia.

Comenzamos por las personas que estén siendo afectadas por tumores malignos. Algún problema cardiovascular grave, inflamación crónica, trombosis, etc.

Todos estos pacientes deberán evitar aplicarse esta terapia. Ya que puede causar un efecto negativo en sus padecimientos.
Por otra parte, las personas que tienen enfermedades renales, diabetes, epilepsia, asma o cáncer. Tienen que consultar con un médico a ver si su condición actual le permite concretar una cita para este tratamiento.

Finalmente, le contamos que usted puede llegar a aprender las técnicas de esta terapia.

Sin embargo, tienen que ser dadas por algún especialista en la materia. Ya que de esta manera evitará que se presenten complicaciones a futuro en las personas que:

usted tratará o para usted mismo.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.