Fractura: cómo realizar primeros auxilios que funcionen

fractura

Como todos saben, la fractura se presenta cuando se produce ruptura en la estructura continua del hueso, bien sea, por debilidad ósea, alguna fuerza directa, excesiva y/o repetitiva producto de alguna caída, accidente o maltrato.

Habitualmente al producirse un rompimiento esquelético, la persona se paraliza y se producen lesiones en tejidos blandos cercanos al quiebre, ocasionando en algunos casos hasta la muerte.

Para brindar atención inmediata de calidad en el lugar donde se identifica al fracturado mientras el personal especializado acude, es importante reconocer el grado de afectación de la lesión, de acuerdo a su clasificación, y actuar lo antes posible dependiendo del tipo de rotura que nos encontremos.

 

Síntomas

Repasando la sintomatología (grupo de síntomas), se puede mencionar que para reconocer que una persona posee una parte del esqueleto rota, el paciente puede sentir:

  • Dolor intenso en la zona fragmentada que se intensifica al movilizarla.
  • Inflamación.
  • Imposibilidad para realizar movimientos.
  • Cambio de color a rojo o morado.
  • Deformidad en la parte del cuerpo impactada.
  • Chasquido al mover (algunas veces).

 

Clasificación de las fracturas

Cerradas: existe quiebre del hueso pero la piel no se ve afectada.

Abiertas: hay ruptura esquelética y además se visualiza una herida abierta por perforación de la piel, empeorando el cuadro de los síntomas anteriores con riesgo de pérdida de sangre e infección por exposición. En estos procesos, el hueso sobresale por encima de la piel.

 

Tipos de fracturas

Adicionalmente pueden resultar ser de varios tipos:

Incompleta o fisura: cuando se presenta rotura parcial.

Completa: el cuerpo óseo se separa completamente.

Múltiple, conminuta o esquirlas: cuando el hueso se rompe en varias partes.

 

Acciones de quien brinda los primeros auxilios

Con el fin de avanzar exitosamente mientras socorre el personal médico al afectado, el principio fundamental de primeros auxilios es inmovilizar o fijar las articulaciones superiores e inferiores a la grieta.

En general, es preciso:

  • Mantener la calma, ya que la serenidad del socorrista ayudará al paciente.
  • Llamar al centro de emergencias más cercano al sitio del accidente, para reducir el tiempo de respuesta de la atención médica especializada.
  • Liberar el área de anillos, relojes, pulseras o algo que pueda ocasionar mayor dolor o evite su inmovilización.

Si están comprometidas extremidades superiores (brazos, manos, dedos) o inferiores (piernas, pies, dedos):

  • Entablillar la zona, con papel enrollado o madera.
  • Si existe herida visible, limpiarla y colocar una gasa o pañuelo limpio.
  • Trasladar apropiadamente (de ser necesario), evitando cualquier movimiento brusco.

fractura-primeros-auxilios

Casos de extrema precaución

En los siguientes casos no es tan sencillo determinar la presencia de esta afección sin ayuda de un examen radiológico.

La actuación de la persona que socorre es más pasiva que los casos anteriores y se recomienda:

  1. Si la víctima posee una lesión en la cabeza, muslo o pelvis, no moverla, a menos que sea extremadamente necesario. En caso de tener que hacerlo exigido, lo mejor es arrastrar por la vestimenta.
  2. Si la dislocación es en la columna vertebral o cuello, en ningún caso intentar movilizar, no arrastrar ni reubicar la discontinuidad, a menos que sea entre mínimo 6 personas hasta una camilla de superficie dura lisa, en una puerta o tabla

 

Acciones prohibidas en caso de fracturas

Lo que nunca debes intentar realizar en este tipo de pacientes es:

  • Mover la parte afectada innecesariamente.
  • Dar masajes.
  • Colocar vendas o ataduras fuertes.
  • Intentar regresar el segmento comprometido a su posición original.

 

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.