Lo que debes saber sobre el traumatismo en la columna vertebral

traumatismo-columna-vertebral

Un traumatismo se refiere a cualquier agresión al organismo por acción de agentes físicos o mecánicos. En este caso un traumatismo puede fracturar, dislocar o comprometer seriamente las vértebras que forman la columna vertebral.

Una lesión complicada puede llegar a cortar la medula espinal. Pero la mayoría de veces ocurre cuando un trozo de las vértebras se fragmentan hacia el tejido muscular. O si se presiona el área nerviosa donde se trasmiten las señales.

Se considera que una contusión en la columna vertebral es una urgencia médica. Su rápida y adecuada asistencia, puede influir en los efectos a largo plazo que se puedan desencadenar.

 

Tipos de traumas en la columna vertebral

 

En principio se pueden presentar:

 

  • Rupturas mecánicas. Que se producen mediante un impacto severo que implica el desplazamiento de la columna y tronco.
  • Compresión ocasionada por caídas desde alturas. Estos abarcan golpes muy bruscos en la cabeza. Lo que hace que el peso de la cabeza presione y se traslade hacia el cuello o pelvis.
  • Hiperflexión. Cuando se genera una rotación excesiva que ocasiona luxación (pérdida del contacto entre los huesos que unen una articulación) de vértebras, daños óseos o desgarramiento de músculos.
  • Separación. Ocurre por el alargamiento o estiramiento excesivo de la columna. Muy común en semi-ahorcados.

 

También hay otros daños internos causados por la penetración de algún objeto contundente, que pueden llegar a ocasionar lesiones primarias en la medula espinal. O también afectar el eje de sustentación (fuerza corporal generada a través de los fluidos responsables del equilibrio) y por ende la estabilidad estructural del cuerpo. Existen estiramientos y tratamientos que nos pueden ayudar a prevenir y tratar este tipo de lesiones o accidentes, en el sitio yoram yasur encontrará más información sobre estos tratamientos.
 

Síntomas

 

El dolor intenso es el principal signo que se presenta en el área del trauma y sus alrededores. Aunque en ocasiones, este malestar puede estar ausente debido a otra lesión más dolorosa.

El paciente puede manifestar espasmo muscular (contracción involuntaria de uno o más músculos). En un traumatismo incompleto se logran realizar ciertos movimientos y conservar algunas sensaciones. Todo va a depender del grado de la lesión y daño de la raíz nerviosa. Se manifestará un dolor localizado o incluso la pérdida de la sensibilidad.

 

Incidencia de las lesiones

 

En la mayoría de los casos, las dislocaciones de columna son ocasionadas por accidentes de tráfico, golpes o caídas de gran impacto. También producto de algunas actividades o labores que involucren esfuerzos excesivos. Lo cual implica riesgos que pueden ocasionar daños irreparables. Los adolescentes y adultos más jóvenes tienen la mayor incidencia a este tipo de afecciones que pueden venir acompañados de fracturas.

En general, presentar un dolor fuerte en la columna por varios días posterior a algún accidente (que haya generado golpes o impactos violentos en la cabeza, cuello, tronco o pelvis) es una señal de alarma que requiere de atención médica especializada. Ino

 

Primeros Auxilios

 

El manejo apropiado del paciente es primordial. Así no se empeorará la condición del traumatismo que podría involucrar lesiones graves en la columna vertebral. Por eso lo primero que se debe hacer es solicitar ayuda especializada.

Si no es posible que el paciente acuda rápidamente, es importante inmovilizarlo correctamente para no desencadenar otras inconvenientes.

Es importante mantener la cabeza y el cuello en posición neutral y alineada con el resto del cuerpo. El paramédico debe tener collarín cervical, inmovilizador de cabeza, férula de estribación, tablero espinal y camilla de palas. De esta forma podrá trasladar e inmovilizar al lesionado.

 

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.